Hace muchos muchos años se les daba a los niños vino quinado para abrir el apetito, algo que hoy en día nos parece inimaginable pero que dejó huella en toda una generación de españoles.