Puede que el nombre vino rancio despiste a más de uno, pues lleva a pensar que se trata de un vino en mal estado. Nada más lejos de la realidad, los vinos rancios no están malos.