La uva blanca Chardonnay marca el comienzo de la campaña para las bodegas manchegas en un año determinado por el fuerte calor estival