El festival gastronómico más importante de España convirtió durante tres días a Madrid en el epicentro mundial de la gastronomía.