La campaña inicia con unas previsiones muy positivas con un estado de la uva excelente. La vendimia llega marcada por el descenso de la producción y la sequía del verano.