Si hay una cosa en la que los bodegueros y los sumilleres están de acuerdo es que la temperatura de servicio del vino no solo es importante, es fundamental. La razón es que la temperatura cambia totalmente la percepción del vino.