Se trata de una campaña de la Conferencia Española de Consejos Reguladores Vitivinícolas (CECRV), que ofrece contenidos divertidos y atractivos a través de Internet y las redes sociales para acercar el vino a los jóvenes de entre 25 y 40 años.