Todos tenemos el típico amigo que se cree que sabe de vinos más que nadie y al que escuchas meter la pata una y otra vez. Hoy te damos algunos consejos para no parecer prepotente y que te tomen en serio.