El vino forma parte de la cultura española y, como tal, ha llegado a tener un papel muy importante también en el vocabulario y los refranes. Es complicado establecer una fecha exacta de inicio del hábito de beber vino en la península ibérica, principalmente por la falta de documentación al respecto, pero sí es cierto que gracias a los yacimientos arqueológicos se puede decir que la existencia de vino empezó en los siglos VIII-IV A.C. entre las clases altas.