Los taninos son compuestos orgánicos de origen vegetal que se encuentran en la piel (hollejo), las pepitas y el tallo (raspón) de las uvas. También están presentes en las barricas de madera que se utilizan para la crianza de los vinos. Se caracterizan porque producen en la boca una sensación astringente. Se notan, principalmente, en los vinos tintos y también en algunos rosados.