Cuidarse está de moda. Es lógico pensar que esta tendencia hacia hábitos de vida saludables y consumo de productos sanos llegue también al mundo del vino. Los elaboradores están cada vez más preocupados por cuidar al máximo la calidad de sus vinos.