Seguramente todos hemos estado en una tienda de vinos o en el supermercado frente a una estantería llena de ellos y sin saber qué hacer. Lo primero de todo es conservar la calma y seguir estos cinco consejos para no fallar en la elección y que ésta no se convierta en un buen dolor de cabeza.