El diseño de la etiqueta de un vino es una herramienta fundamental para presentar el producto al consumidor, gracias a ella conocemos los principales datos acerca de éste y, en muchas ocasiones, es lo que motiva la compra.

En otros artículos les hemos hablado sobre las etiquetas de los vinos, sobre cómo leerlas, lo que dicen y no dicen, la creatividad de las mismas, en fin, hay mucho qué decir al respecto. En este artículo les presentamos algunos vinos que han cambiado recientemente de diseño de etiqueta, con la finalidad de que identifiquen sus nuevos rostros.

1. Gran Feudo Rosado

feudo

Hace unos días las Bodegas Gran Feudo presentaron el diseño de su vino rosado, uno de los primeros rosados españoles, que cuenta con una excelente relación calidad-precio. A ‘Gran Feudo Rosado’ le incluyeron flores blancas y rosas como protagonistas de la etiqueta y cápsula. Se trata de un vino que marcó un hito en el mundo de los rosados afrutados cuando nació en 1981 y que desde entonces es líder en ventas.

Elaborado con uva de la variedad garnacha, ‘Gran Feudo Rosado’ muestra en la copa un color fresa, vivo, brillante que en la nariz se traslada a aromas intensos y complejos en los que predomina el de la fresa. En boca resulta fresco con una acidez equilibrada, con un final largo y retrogusto afrutado.

Desde Bodegas Gran Feudo nos recomiendan este vino como “ideal para la temporada estival y los alimentos de temporada, verduras y ensaladas, con tomate o de ahumados, pero también con un arroz, pasta, pescados al horno o en zarzuela, mariscos, entrantes, huevos y carnes blancas”. 

Para disfrutarlo en estos periodos de altas temperaturas nuestro equipo enológico aconseja servirlo entre los 6 y 10ºC.

La marca Gran Feudo Rosado contribuyó a la dignificación del vino rosado y es que a partir de 1981, fecha de su lanzamiento, el rosado comenzó a ser valorado en las guías y cartas de vinos de los más prestigiosos restaurantes. Juan María Arzak, Nuria Espert, Antonio Mingote, Miguel de la Cuadra y la bailarina Tamara Rojo, entre otros, contribuyeron con su imagen al posicionamiento de este vino que ya lleva más de 30 añadas en el mercado.

Bodegas Gran Feudo. “La Cascajera” que en 1872 construyó Claudio Chivite es el origen de lo que hoy es Bodegas Gran Feudo. Desde entonces se ha continuando actualizando la bodega con la tecnología más avanzada. Los viñedos de los que proceden las uvas, de las cálidas arcillas de Cintruénigo y Corella producen las variedades Tempranillo, Garnacha, Cabernet Sauvignon, Merlot, Chardonnay y Moscatel de grano menudo, con unas plantas de 30 años de media de edad que reflejan la identidad de cada zona para obtener la estructura, expresión y personalidad deseadas.

2. Botani

botani

La Bodega Jorge Ordoñez elabora ‘Botani’, un moscatel seco de la Denominación de Origen de Sierras de Málaga y de los primeros que comenzó a elaborarse en 2004. En fechas recientes ha estrenado una etiqueta más clásica, limpia y elegante. El nuevo diseño reproduce el logo de la bodega, con un barco como símbolo del poder de exportación por mar histórico de los vinos malagueños, muy apreciados en todo el mundo.

La nueva etiqueta se presenta con la añada 2015, que a decir de la bodega “resulta aún más fresca en nariz y boca y a la que se ha reducido el azúcar. ‘Botani’ es un vino de marcada personalidad, diferente y un emblema de Málaga”.

El objetivo del diseño de la nueva etiqueta de ‘Botani’ es, según explica el propio Jorge Ordóñez: “seguir aumentado el reconocimiento y nivel de prestigio de este vino elaborado con una uva que trajeron hasta Málaga los navegantes fenicios hace más de 3.000 años”. Una uva que tradicionalmente se ha dedicado a la producción de pasas y que fue Jorge Ordóñez quien la empleó para elaborar un vino seco, con el consiguiente reconocimiento internacional.

‘Botani’ es uno de los vinos elaborados en Málaga con más prestigio y reconocimiento, tanto nacional como internacional. Considerado, de hecho, como uno de los blancos perfumados preferidos por el crítico estadounidense Robert Parker. Un moscatel seco color pajizo brillante, de intensos aromas de fruta fresca, flores blancas, expresivo, equilibrado y diferente.

Otra de las cualidades de Botani es la singularidad de su vendimia, pues se realiza a mano en cajas pequeñas de 10 kilogramos para que las uvas estén intactas y con la ayuda de mulas, debido a la dificultad del terreno, en pendiente con inclinaciones de hasta el 70 por ciento.

Los tres viñedos de ‘Botani’ (Hombria, Pinar y Portichuela) son viejos, de hasta 70 años y ocupan una extensión de 80 Hectáreas de monte, con suelo de pizarra y cuarzo blanco, sin terrazas, a una altura de entre 700 y 850 metros. La falta de terrazas precisamente favorece una maduración de la uva más suave, pues los rayos de sol no llegan en vertical.

El clima es mediterráneo, con una temperatura que oscila entre los 30 grados del verano y los 8 del invierno, marcado por la escasez de agua, una media de 400 litros por metro cuadrado y año. Son viñedos de bajo rendimiento, una media de 1 Tonelada por hectárea. La producción aproximada de ‘Botani’ es de 7.000 cajas.

(Con información de Grupo Chivite y Grupo Jorge Ordóñez).

Comentarios

comentarios