Entre las variedades españolas de uva que han adquirido mayor protagonismo en los últimos años destaca la Bobal, principalmente por el esmero de muchas bodegas en elaborar vinos de calidad a partir de ella. Hace unos días el Hotel Intercontinental de Madrid fue el escenario del III Salón de la Denominación de Origen Utiel-Requena (Valencia), organizado por la propia D.O. Utiel-Requena y Calduch Comunicación, donde la protagonista indiscutible fue la Bobal.

bobal

La Bobal es una variedad oriunda de Valencia que se caracteriza por su tanicidad y acidez, lo que la hace perfecta para la elaboración de vinos de guarda. Y aunque no es tan conocida como otras variedades españolas (Garnacha o Tempranillo), ocupa el segundo puesto en número de hectáreas plantadas en el país ibérico. En la muestra que tuvo lugar en Madrid el pasado lunes tuvimos la oportunidad de conocer los vinos de bodegas muy representativas de la D.O. Seleccionamos aquí una muestra de los que nos resultaron más sorprendentes.

cerrogallinaDe la bodega Cerrogallina pudimos catar ‘Cerrogallina 2012’, monovarietal de Bobal de viñas viejas de 90 años. Se trata de un vino potente, que pasó 18 meses en barricas nuevas de roble francés y 7 meses en botella, en el que se aprecia una magnífica integración de la madera, con la fruta y las especias; en boca es amplio, carnoso y fresco, un ejemplo de lo que se puede lograr con la variedad.

También catamos algunos cavas y vinos tranquilos de las Bodegas Hispanosuizas, que han experimentado con variedades autóctonas y foráneas con una clara adaptación al entorno. Sin duda la estrella de la jornada fue ‘Bobos Finca Casa La Borracha 2013’, 100% Bobal cuya elegancia y equilibrio lo hacen uno de los grandes vinos de la D.O. Aquí la acidez y la cremosidad resultan complementarias, los taninos finos nos hablan del suelo (calizo-arcilloso), mientras que los tostados de la madera y la fruta están muy bien compensados.

Sin duda un referente de la zona es Chozas Carrascal, que elabora vinos y cavas de enorme calidad. Su cava Brut Nature Reserva (‘coupage’ de Chardonnay con Macabeo) es un ejemplo de ello. Es un cava fresco, aunque con mucho cuerpo, muy interesante desde el punto de vista gastronómico. También disfrutamos de ‘Las Ocho’, que lleva ese nombre porque contiene ocho variedades de uva: Bobal, Monastrell, Garnacha Tinta, Tempranillo, Cabernet Sauvignon, Cabernet Franc, Syrah y Merlot. Un vino con una crianza de 14 meses en barrica de roble francés y 12 meses en botella y que en boca combina potencia con equilibrio, se adivina ligeramente la presencia de una variedad como la Cabernet, aunque con un tanino muy pulido.

Otra de las bodegas presentes fue Dominio de la Vega, que produce unos estupendos cavas, en los que se nota el cuidado en su elaboración. En esta ocasión descubrimos su vino tinto ‘Bobal en Calma 2013 (100% Bobal)’, con mucha viveza y frescura, en el que destacan la fruta y las especias; se nota una muy buena integración de la madera, ya que ha pasado 9 meses en barricas de roble francés y americano, tanto de 225 como de 500 litros, lo que evita su predominio sobre las características de la variedad.

conveniencia

La bodega que resultó todo un descubrimiento es Finca San Blas, ubicada en Requena. Merece la pena hacer un breve repaso por sus vinos, pues tienen una identidad propia muy acusada que los hace distintos a otros de la zona. Empezamos con ‘Finca San Blas Blanco 2012’, de las variedades Chardonnay y Merseguera, la segunda de carácter autóctono (en este artículo encontrarás más información sobre la variedad), fresco y frutal, muy agradable y fácil de beber. También probamos ‘Conveniencia 2012’, vino blanco que también utiliza Chardonnay y Merseguera, aunque con un toque de Pinot Gris, lo que lo hace más en complejo. En boca resulta muy equilibrado, con mayor volumen .

Sus tintos, de distintas variedades, también son dignos de mención, como ‘Parcela Las Hormas 2006’ (Merlot 90%, Tempranillo 10%); ‘Lomalta M&S 2013’ (Merlot 50%, Syrah 50%); ‘Bobal 2011’, en los que llama la atención la adaptación de todas estas variedades a los suelos y al clima de la zona, para producir unos vinos que no dejan indiferente a quienes los catan. El control en la maduración de las uvas y el cuidado en la vinificación dan como resultado vinos muy elegantes, con claros elementos diferenciales.

Aunque la joya de la corona de esta bodega es su vino dulce, hecho con uvas de la variedad Merseguera: delicadeza en estado puro. Para su elaboración se emplean uvas botritizadas, es decir, afectadas por botrytis cinerea o ‘podredumbre noble’, a la manera de algunos de los más grandes vinos dulces del mundo.

Sin olvidar, por supuesto, a Sierra Norte Bodega con su ya conocido ‘Pasión de Bobal Tinto 2014’, excelente apuesta por la relación calidad-precio y ‘Pasión de Bobal Rosado 2014’, monovarietal de Bobal, fresco y sorprendente, ideal para acompañar la gastronomía mexicana.

En resumen, una jornada llena de experiencias en la que pudimos acercarnos más a la Bobal, una variedad a la que no hay que perder de vista dado lo visto. Gracias como siempre a Calduch Comunicación, que colabora con distintas denominaciones de origen para dar a conocer sus productos.

Comentarios

comentarios