Se trata de una uva de origen francés -algunos autores consignan Burdeos y otros el Valle de Loira como su origen- a la que los viticultores españoles acostumbran mezclar con otras variedades para producir vinos blancos frescos, ya que la variedad tiene un marcado carácter ácido. Sin embargo, en los últimos años se ha empezado a utilizar en monovarietales singulares, anclados en las características de las distintas regiones españolas donde se produce.

sauvignon-grande

Su nombre proviene de las palabras ‘sauvage’ (salvaje) y ‘vignon’ (viña). Se trata de una variedad muy aromática y por su gran acidez es utilizada para realizar crianzas más largas. Los olores característicos de esta uva son cítricos (limón, toronja), herbales (pasto recién cortado) y florales (jazmín y saúco). Dependiendo del tipo de suelo en el que se cultive, la Sauvignon también aporta aromas ahumados y de minerales. De esta uva es el mundialmente famoso vino francés ‘Sílex’.

En España la Sauvignon Blanc tiene un aroma típico a frutas tropicales como la piña y el maracuyá, que recuerda en el fondo a un ate de membrillo. Lo anterior, por la cantidad de sol que reciben las uvas antes de ser recolectadas, lo que estimula su maduración y, por lo tanto, concentración de azúcar.

Cuando esta uva es vendimiada pronto, sin haber completado su maduración, los vinos adquieren singulares rasgos olfativos, que algunos describen como de orines de gato y que no necesariamente son un defecto (ver post sobre los defectos olfativos de los vinos).

Su cultivo en España está autorizado en varias comunidades autónomas como Navarra, La Rioja, Castilla-La Mancha o Aragón, aunque los mayores cultivos se encuentran en la D.O. Rueda y en la D.O. Penedès. En el caso de Rueda se suele mezclar con la uva Verdejo, la reina de la zona. En Francia y otras zonas vitivinícolas (en California, por ejemplo) se mezcla con la Semillón, lo que ha dado lugar a grandes y complejos vinos.

También se utiliza en la elaboración del Sauternes, un vino dulce originario de la región bordelesa del mismo nombre, hecho a partir de uvas botritizadas, es decir, pasificadas a partir del hongo botrytis cinerea en su variante noble.

Algunos de los vinos españoles más destacados que contienen esta variedad son: ‘José Pariente’, ‘Menade’, ‘Hermanos Lurtón’, ‘Sanz’, ‘Emina’, de la D.O. Rueda; ‘Gramona’ y ‘Fransola’, de la D.O. Penedès; ‘Taleia’, de la D.O. Costers del Segre; ‘Habla de ti’, de Extremadura; ‘Abadía Retuerta’, de Castilla y León; ‘Verum’, de Castilla-La Mancha; ‘Chozas Carrascal Las Tres’, de la D.O. Utiel-Requena.

La Sauvignon Blanc, por su acidez, es ideal para armonizar con alimentos difíciles para otros vinos como las ensaladas, los encurtidos, platillos picantes y quesos de cabra.

Comentarios

comentarios